20 historias del Rally de México #1 – 2004. La primera vez

Ya habían pasado las fiestas del lanzamiento. Los rallies candidatos ya habían ido y venido. La documentación estaba lista. Ya era hora.

Lunes 8 de marzo de 2004. Es el comienzo de una semana que Patrick Suberville y Gilles Spitalier nunca olvidarán. Era el comienzo de una semana que haría realidad sus sueños y cambiaría sus vidas.

Estaban a punto de lanzar el Rally México como una de las fechas del Campeonato Mundial de Rally.

“Estábamos preparados”, recuerda Patrick, director del rally. “Sabíamos que estábamos preparados. Sabíamos que los caminos estaban bien y que el parque de servicio era adecuado. Nos sentíamos muy confiados…” Gilles, director del rally, sonríe al recordarlo.

“Pero nunca se sabe”, dice. “No sabíamos lo que podía pasar. ¿Sucedería algo inesperado? Estábamos rodeados de un gran equipo. Habíamos trabajado durante mucho tiempo con Malcolm [Neill, secretario de ruta del Rally GB] durante algunos años y Malcolm nos daba mucha confianza. Pero nunca se sabe”. No tenían nada de qué preocuparse. El primer Rally México transcurrió sin fallas ni contratiempos. Se recorrieron las 15 etapas y se completaron los 394 kilómetros de competencia. La estrella de Ford, Markko Märtin, lideró hacia la meta a 26 tripulaciones de las 58 que arrancaron al inicio.

Exhausto, pero eufórico, el equipo del Rally México escuchó lo que el director del equipo ganador, Malcolm Wilson, tenía que decir sobre su arduo trabajo.

“Es fenomenal lo que ha logrado el Rally México”, dijo el inglés. “Sinceramente creo que este evento ha marcado el camino para las futuras fechas del campeonato mundial. Tuvimos un parque de servicio cubierto, etapas a más o menos media hora de la ciudad y algunas etapas increíbles.

“Tener este tipo caminos, este tipo de desafío y estas instalaciones en un solo evento, un evento increíblemente compacto, es simplemente fantástico para mí. Como ya dije, es el punto de referencia para los nuevos rallies”.

Y ese domingo, hace 18 años este mes, ocurriría algo todavía mejor.

Nos cuenta Gilles: “En esa época, el WRC otorgaba un premio llamado “Inmarsat Star of the Rally” [La estrella Inmarsat del Rally], que se le entregaba a un piloto, a un copiloto o a un constructor que hubiera hecho un trabajo increíble en un evento. Nunca nos pasó por la cabeza, pero cuando nos dijeron que nosotros, el equipo organizador del Rally México, lo habíamos ganado…”

“Fue un momento increíble para Malcolm [Neill], para Patrick, para mí y para todo el equipo. Todos habíamos trabajado muy duro y todos nos merecíamos el éxito que tuvimos y este premio hizo que todo valiera la pena.

“El camino hacia el Rally México lo habíamos iniciado muchos años antes, pero cuando llegamos a esa tarde de domingo, obviamente estábamos muy, pero muy contentos. Como dices, la vida nos cambió y el sueño se convirtió en realidad. México estaba aquí, en el