Oliver Solberg, hijo del campeón mundial de 2003 Petter Solberg, estuvo a punto de perderse su tan esperado debut en el WRC2, al lado de su padre en el Wales Rally GB que inicia mañana.

 

Oliver, quien recientemente cumplió la mayoría de edad, debía aprobar su examen teórico de conducción en el Reino Unido, para recibir su carnet de manejo, indispensable para correr la prueba inglesa.

Según lo declarado por el propio Petter, Oliver había pasado su cumpleaños 18 estudiando el libro con los contenidos para su examen que presentó el martes pasado, la sorpresa para todos fue que después de realizar el examen, le informaron que lo había reprobado.

«Me equivoqué en una de las preguntas el martes y cuando salí del edificio y me dijeron que había fallado, el mundo entero se vino abajo un poco. No podía creerlo»

«Estaba tan molesto. Pensé en todo lo que habíamos planeado: mi primera conducción en el WRC; ahora no iba a poder conducir esas increíbles etapas en el Polo», dijo Oliver.

Oliver no se dio por vencido y pasó la noche estudiando para la prueba y regresó al siguiente día a realizarla, ésta vez el resultado fue satisfactorio.

Petter dijo que estaba impresionado con la forma en que su hijo había lidiado con la presión, se sentía orgulloso de que se mantuvo concentrado y logró el objetivo.

Mañana los Solberg arrancarán el Rally de Gales GB a bordo de dos Polo GTI R5, rally que marcará el fin de la carrera profesional de Petter y el inicio de Oliver en una prueba del mundial de rallies.