El piloto de F1 Valtteri Bottas, volvió a subir a un coche de rallies, ésta vez para probar el Toyota Yaris WRC de Toyota Gazoo Racing.

El finlandés contactó a Tommi Makkinen para ver la posibilidad de probar el coche del fabricante japones. Una vez concluidas las pruebas con los pilotos oficiales de la marca, Valtteri Bottas pudo tener un día completo de test cerca de la sede del equipo.

Bottas ya había disputado un rally, a bordo del Fiesta R5 de M-Sport en enero pasado en el Rally Ártico, teniendo como copiloto a Timo Rautianen, bicampeón mundial del WRC junto a Gronholm. Timo también lo acompaño en esta prueba con el Yaris.

«No hay contrato», dijo Lindström, Director Deportivo de TGR. «Estaba contento en el Rallye Ártico, pero tenemos el mejor coche y quería probarlo. La prueba con Valtteri estaba planeada y él sólo pilotó el coche de test después de los otros chicos en una pista cerca de Jyväskylä».