Por segundo año consecutivo la cifra de espectadores asistentes a los eventos de WRC superó los cuatro millones.

Las cifras recopiladas por los organizadores de los distintos rallies a partir de la venta de entradas y la información de las autoridades locales revelan una asistencia de más de 4,1 millones de aficionados en las 13 pruebas, una media notable de 315.000 por cada fin de semana de carrera del WRC.

Desde que el promotor del WRC se hizo cargo de los derechos comerciales del campeonato a principios de 2013, la asistencia ha aumentado en 3,1 millones en el mismo número de carreras, lo que supone un aumento de más del 30 por ciento.

Al igual que en 2017, los rallies de Argentina, Portugal y México volvieron a ser los más concurridos, mientras que el tradicional Rallye Montecarlo, que abre la temporada, ha duplicado con creces su afluencia de público hasta alcanzar casi los 200.000 espectadores desde 2013.

«El número de espectadores del WRC se compara muy positivamente con el de otros deportes de motor de nivel mundial», dijo el director gerente del promotor del WRC, Oliver Ciesla.

«De hecho, en algunos países nuestros rallyes han demostrado ser el mayor evento anual de entretenimiento, más grande que otras competiciones y atracciones deportivas como los festivales de música y las ferias de la industria.

«La ampliación del WRC a 14 rallyes y la introducción de Chile al campeonato de 2019 ofrece más posibilidades de crecimiento gracias a la gran pasión por el automovilismo que vemos en los aficionados de América Latina.

«Este número creciente de visitantes trae grandes beneficios para las ciudades y países anfitriones del WRC. El ingreso directo de los visitantes nacionales e internacionales a la economía local es significativo», agregó Ciesla.

Las cifras se basan en los datos publicados por el analista independiente Nielsen Sports, que mostraron que el tiempo de emisión de televisión global del WRC y los beneficios relacionados, como los valores de los medios de comunicación para los destinos del WRC, los fabricantes de automóviles y los patrocinadores, se dispararon a niveles récord el año pasado.

La lucha a tres bandas entre Sébastien Ogier, Thierry Neuville y Ott Tänak contribuyó a aumentar el tiempo de emisión a 14.208 horas y una audiencia televisiva media de más de 63 millones de espectadores por prueba del WRC.

A pesar del impacto negativo de los Juegos Olímpicos de invierno de febrero y de la Copa del Mundo de fútbol en junio y julio, 2018 fue el segundo año consecutivo en el que la audiencia televisiva mundial del WRC superó los 800 millones.