Sébastien Ogier realizó en Portugal el pasado fin de semana, su primer test a bordo del Citroen C3 con el que competirá en la temporada 2019 del WRC.

 

El piloto francés y seis veces campeón del mundo dijo ver potencial en el coche de Citroen, y buscará con el equipo los puntos débiles del coche para tratar de mejorarlos antes de Monte-Carlo.

«Es un desafío interesante y realmente creo que hay potencial para escribir una buena historia». «Pero eso no es algo que puedas hacer por tu cuenta. Este es solo el primer día, así que de aquí en adelante será importante ver rápidamente qué funciona y qué no funciona tan bien, para tratar de sentirse lo mejor preparado posible para Monte-Carlo». Dijo a Autosport(R).

Este no es el primer contacto de Ogier con el C3, el pasado Septiembre, su jefe anterior, Malcolm Wilson le permitió probar el coche en Francia, sin embargo fue apenas éste fin de semana que pudo completar los primeros kilómetros significativos sobre grava.

En las próximas semanas Ogier tiene programado realizar otro test, ahora en los Alpes Franceses para prepararse para el inicio de la temporada 2019 que arrancará como de costumbre en Mónaco.