Ogier Hexacampeón del WRC.

Sébastien Ogier se coronó con su sexto campeonato de pilotos consecutivo del WRC en Australia, la clave para lograrlo fue hacer un rally con la cabeza fría.

 

Un quinto lugar general fue suficiente para que Ogier continuara con la monarquía francesa del campeonato, y es que sus rivales por el título, Thierry Neuville y Ott Tanak se quedaron en el camino faltando tres y dos especiales para concluir el Rally.

Los tres días de competencia el título estuvo en manos de Ogier, sin embargo ambos se mantenían con esperanzas pues bastaba un error del francés para que cualquiera de los dos pudiera aprovechar la oportunidad.

Tanak se mantuvo siempre al frente, sacándole una ventaja de hasta casi dos minutos a Ogier, lamentablemente para el estonio, su rally terminó después de impactar lateralmente en el antepenúltimo tramo, la transmisión del Yaris sufrió las consecuencias y no pudo continuar.

Neuville, en un intento desesperado por mejorar sus tiempos voló la llanta trasera derecha de su i20 tres tramos antes del final, hecho que agotó cualquier esperanza que le quedaba.

El protagonista del Rally fue Jari-Matti Latvala, desde el inicio pudo sobrellevar las difíciles condiciones de Australia liderando el rally a la par de Tanak, al final fue él quién selló el titulo de fabricantes para Toyota Gazoo Racing desde lo más alto del pódium.