El nueve veces campeón de World Rally Championship ganó el RACC Rally de España después de cinco años de retiro, dándole a Citroen su primera victoria del campeonato 2018.

Sebastien Loeb dejó claro que a pesar de haberse retirado hace varios años, sigue estando en forma para ganar un rally mundial, si bien, no ganó México, esta más que claro que lo dominó hasta que cometió el error de parar a cambiar su neumático pinchado, Francia fue un caso distinto, en el primer tramo fue el único que pudo seguirle el paso a Ogier por menos de dos cifras, sin embargo, una salida en el punto equivocado lo dejó atrapado en una cuneta, obligado a abandonar.

Loeb fue acercándose poco a poco a las primeras posiciones del Rally de España, inició el Rally en la posición 27, para el final del viernes ya estaba en séptimo, el sábado, se posicionó en tercero y el domingo con la elección correcta de neumáticos logró terminar el Rally con 2.9 segundos de ventaja sobre Ogier.

«La información que teníamos del equipo meteorológico era correcta. Las carreteras se estaban secando y sabía que si utilizaba neumáticos duros en estas condiciones podría ser rápido», dijo.

«Ganar después de casi seis años es increíble, pero hacerlo en una batalla como ésta, donde se mantiene la emoción hasta la misma línea de meta, es increíble. Nunca creí que volvería a ganar»

La elección de neumáticos fue un factor importante en éste rally, Ogier peleaba la segunda posición con Neuville hasta casi el final del rally, cuando el belga golpeó una roca cerca de la meta, dejando a Ogier asegurar su segundo puesto en el Rally y el liderato del campeonato.

Ott Tänak, remontó hasta la sexta posición después del pinchazo. El estonio está a 23 puntos de Ogier y con un máximo de 30 puntos en juego en la última carreara, sus esperanzas están casi desvanecidas.

La siguiente y última fecha en el calendario es Australia, el próximo 15 de noviembre, un rally dónde a Ogier le costaría muy caro cometer un error.